Taza Enamel personalizada

Mucho hemos hablado en este blog del resurgimiento de la época vintage y de lo antiguo y, el producto que os traemos hoy nos recuerda, precisamente, la vuelta a nuestro pasado. La taza Enamel nos recuerda automáticamente a nuestra infancia, a esas tazas metálicas que todas nuestras abuelas tenían y que, con el paso del tiempo, lejos de desaparecer, cada vez están más en boga, eso sí, con diseños innovadores y divertidos. ¿Queréis tener este pedacito de infancia y encima personalizado? ¡Tomad nota!

taza-emanel-metaliza-g

La taza Enamel está fabricada, como comentamos, en metal y cuenta con un recubrimiento de pintura en color blanco, el borde de la taza, por su parte, quedaría en metal de color plateado. En cuanto al tamaño, la taza Enamel tiene una altura de 7,9 centímetros de alto y 8,9 centímetros de diámetro. La capa blanca de las tazas Enamel es bastante delicada (recordamos con cariño las tazas de nuestra abuela, que siempre estaban desconchadas) por lo que es recomendable el lavado a mano del producto y de la manera más delicada posible.

La taza puede personalizarse con la foto o el diseño que os guste y, para ello, solo tendréis que acceder al enlace que dejamos al final de este post y seguir los pasos que os irá indicando el sistema para personalizarla y encargarla. Dispondremos, además, de una plantilla con el diseño de la taza en la que podremos ajustar nuestra imagen y/o texto y ver cómo queda antes de su impresión, para que el regalo quede exactamente como queremos.

Las tazas personalizadas son un regalo económico y apto para todos los bolsillos por lo que se convierten en una opción excelente de regalo para todos. Las tazas Enamel son excelentes regalos para la generación de los 70-80, que vivió en todo su esplendor el éxito de estas tazas.

Enlace: Taza Enamel personalizada

Deja un comentario